¿Qué es un blog y sobre qué debería escribir?

Qué es un blog y sobre qué escribirProbablemente hayas escuchado que un blog es bueno para tu negocio.

Pero si tienes un pequeño negocio local o no estás muy al día en marketing online, apuesto a que te estarás preguntado sobre qué demonios publicar en tu blog y cómo conseguir ideas para mantener tu blog en movimiento.

En este artículo te explicaré algunas razones por las que deberías empezar a publicar en tu blog y algunas ideas para inspirarte.

¿Qué es un blog?

Un blog es simplemente una sección de tu sitio web que puedes actualizar de forma regular. Piensa en tus páginas principales como si fueran tus páginas ‘comerciales’, donde publicitas tus productos o servicios.

Pero tu blog es diferente. Es una oportunidad para demostrar tu experiencia y saber en tu campo. Puedes crear contenido interesante sobre temas que la gente busca en Internet y usarlo para mostrar tus conocimientos de forma informativa, no de una forma comercial. En resumidas cuentas, tu blog existe para informar, educar e invitar a nuevos clientes a echar un vistazo a tu negocio.

Actualmente, la mayoría de las personas tienden a usar WordPress para su blog. WordPress es un famoso sistema de gestión de contenido (CMS por sus siglas en inglés), que se trata de un sistema al que accedes para crear páginas web a través de una intuitiva interfaz y sin la necesidad de tener conocimientos técnicos o de programación.

Por qué un blog es importante

La razón número uno por la que deberías plantearte tener un blog es que es bueno para tu negocio. Recientemente hemos realizado un estudio sobre 540 negocios B2B en Reino Unido y uno de los cuatro factores principales que definían a los sitios web líderes con respecto al resto era la cantidad de páginas que tenían dentro de su website.

Los sitios web ‘normales’ (los que no destacaban) tenían menos de la mitad de páginas que los que contaban con un ranking destacado (48 páginas de media frente a las 104 páginas de media que tenían ‘los primeros de la clase’).

Esto es así, sencillamente, porque Google favorece los sitios web que crean más contenido. No es el único factor que el buscador tiene en cuenta, pero sí uno muy importante.

Un blog, por tanto, es una vía fácil para que tu negocio cree contenido relevante de forma continua para que al cabo de semanas, meses o años el sitio web crezca más y más y pueda situarse y afianzarse en lo más alto de las listas de los buscadores.

Configurar WordPress

WordPress es un software gratuito.

Puedes instalar WordPress a través de la función 1-click en tu panel de control de hosting web.

Puedes configurarlo como una sección separada de tu sitio web, por ejemplo www.nombrededominio.com/blog

Identifica la audiencia de tu blog

Una vez que ya tienes tu blog bien configurado, lo primero que tienes que pensar es cuál es tu audiencia. Esto es importante porque a la hora de crear contenido debes pensar en ellos.

Si eres un contable o una imprenta, tus potenciales clientes serán negocios locales mientras que si eres un veterinario tus clientes serán propietarios de mascotas a nivel local. Por supuesto, hay casos en los que se puede abarcar una clientela más amplia, como por ejemplo un fontanero que puede dirigirse a clientes profesionales o a propietarios de una vivienda.

Identifica el mensaje de tu blog

Ahora que ya sabes para quién vas a escribir, debes pensar también en el mensaje que quieres transmitir a tu audiencia.

Para un contable, su audiencia son pequeños negocios locales que quieren información sobre cómo simplificar su contabilidad. Necesitan consejos, turcos o ayuda general para desmitificar un tema en el que muchas pymes y autónomos no se sienten cómodos.

Para una imprenta, los temas sobre los que aconsejar pueden ser los tipos de impresión disponibles, como la litografía o la impresión digital. Los posts podrían explicar las ventajas o las desventajas de cada uno o cómo  imprimir material  para campañas de marketing efectivas, por ejemplo.

Para un fontanero, que tiene dos posibles tipos de audiencia, los posts pueden proporcionar trucos para ahorrar dinero en casa o consejos que ayuden a las empresas a reducir costes relacionados con la calefacción, por citar algunas ideas.

Si piensas en ello, puede incluso que te des cuenta que tienes mucho material en el disco duro de tu PC o incluso en tu bandeja de salida del correo electrónico.

Si no tienes ese material, echa la vista atrás una semana más o menos y piensa en todo el trabajo que has hecho. Piensa en todas las preguntas que has respondido o en todas las incidencias que has resuelto a tus clientes. Todo ello son temas perfectos y te servirán para ir sacando contenido durante un tiempo.

¿Con qué frecuencia debo publicar en el blog?

Haz lo que sea más cómodo para ti. Crear contenido lleva tiempo y no hace falta que lances todas las flechas de una sola vez.

Crea listas de temas y comprométete con lo que te sientas más a gusto. Si escribes solo un post a la semana, entonces a lo largo del año habrás creado unas 50 páginas de contenido interesante para tu blog. Si tus competidores tienen una media de 100 páginas y tú actualmente tienes 20, entonces necesitarás menos de un par de años para alcanzarles. Si crees que te puedes comprometer a dos posts a la semana, genial. Adelante.

Usa como guía este Manual de Marketing de Contenidos.

¿Qué extensión deberían tener mis posts?

Intenta escribir un mínimo de 500 palabras por post. No es difícil una vez que has empezado. Usa la vieja fórmula que tus profesores te enseñaron en el colegio para escribir pequeñas redacciones: di lo que vas a decir. Dilo. Di lo que has dicho.

Es decir, básicamente una introducción, una explicación completa y una conclusión.

Si ves que te estás extendiendo mucho, puedes también publicar el contenido en dos partes.

¿Qué pasa si estoy en un sector aburrido? ¿Sobre qué puedo escribir?

Tu negocio solo es aburrido si dejas que lo sea. Imaginemos una compañía que fabrica rodamientos. Los rodamientos pueden parecer muy aburridos pero piensa en los usos que se pueden dar a esos rodamientos en objetos cotidianos como coches o lavadoras.

La audiencia de tu compañía estará interesada en hacer grandes productos y tendrán que saber que tus rodamientos son una buena opción en cuanto a relación calidad-precio.

Puedes también invitar a expertos y colaboradores de sectores y compañías que no sean competencia. Este contenido basado en puntos de vista de expertos te servirá también para acercarte a personalidades importantes de tu sector, que además se sentirán halagados por aparecer en tu blog.

Simplemente necesitas encontrar el enfoque y trabajar en ello.

¿Hay plantillas de blog o tipologías de contenido que pueda usar?

Por supuesto que sí. No tiene sentido volver a inventar la rueda. Hay muchas tipologías de contenido que ya funcionan y que puedes usar en tu blog profesional. Estas son algunas ideas:

  • Guías definitivas: siempre se necesita una voz autorizada en un sector, y en este caso puedes ser tú. Crea una Guía Definitiva y verás que es más fácil de lo que creías
  • Contenido basado en listas: a todo el mundo le encanta. Los Top 10, Los Mejores 21, etc. La gente nunca se cansa de ello.
  • Ronda de expertos: haz una lista de expertos y pregúntales su opinión o sus ideas sobre un tema concreto. Estarán encantados de compartirlo en sus redes sociales también.
  • Guía de comprador: la gente está muy ocupada. No tiene tiempo de comprobar qué opciones y alternativas existen. Por eso aprecian el hecho de que tú te tomes el tiempo de reunir todas ellas en un mismo lugar.
  • Infografías: cuando una infografía está bien hecha puede explicar de forma sencilla un tema complejo. Elige un tema principal y apóyate en 10 ó 12 puntos.
  • Comparativas de productos: ¿qué es mejor: Android o iPhone? ¿Joomla o WordPress? Puedes actuar como un juez imparcial y presentar los puntos a favor y en contra de cada opción.
  • Guías locales: si tienes un negocio local, entonces una guía local sobre ‘Qué está pasando’ te dará la oportunidad de hablar de eventos, lugares, personajes o negocios de tu entorno. Este tipo de contenido tendrá un montón de shares a redes sociales.
  • Novedades: siempre hay un nuevo producto o servicio que acaba de llegar. Esta es tu oportunidad de repasarlo y explicarlo.
  • Noticias de la industria: a buen seguro que en tu sector se producen noticias nuevas a menudo, así que puedes crear un recopilatorio periódico con lo mejor de lo acontecido, quién es quién, etc.
  • Vídeos: el vídeo ofrece una gran oportunidad a negocios locales para marcar la diferencia. Puede ser tan sencillo como grabar una reparación o hacer una captura de pantalla explicando el tema sobre ella.
  • Casos de estudio: este tipo de contenido muestra a las personas que importan (los clientes satisfechos) y servirá de prueba social de que puedes cumplir lo que dices que vas a cumplir.

¿Cómo estructurar mis posts?

Cuando creas posts de blog es muy importante que no te dejes llevar por la tentación de cortar, pegar y publicar. Tienes que dedicar tiempo a crear contenido original y no habrás terminado hasta que no lo hayas optimizado.

Tendrás que elegir una palabra clave para cada post e incluirla en los metatags, en la URL y en los encabezados (H1 especialmente). También te tendrás que asegurar que enlazas en el texto con otros posts de tu blog y con las páginas de producto de tu web.

Suena un poco complejo, pero después de un poco de práctica, verás que saldrá de forma natural.

Usa nuestro útil post sobre listas de verificación de contenido optimizado que te ayudará.

Conclusión

Un blog es una buena decisión para tu negocio. Los estudios demuestran que los sitios web con más contenido y que publican más regularmente consiguen más tráfico.

Puedes configurar tu blog en WordPress. Esta es una solución de fácil instalación en tu panel de control de hosting.

Identifica tu audiencia, que normalmente serán tus clientes ideales (tenlos siempre en mente a la hora de crear contenido). Tras ello encuentra el mensaje adecuado: piensa en todos los tipos de preguntas a las que tu audiencia quiere encontrar respuesta y déjate guiar por ello.

Crea contenido tan regularmente como puedas. Todo ello sumará a lo largo del tiempo. Piensa en el tema bien y convéncete de que no tiene por qué ser aburrido. Usa tipologías que te guiarán en la creación y no te olvides optimizar el contenido antes de publicar.

¿Cuentas ya con un blog en tu web o estás planeando iniciar uno? Cuéntanos tus opiniones y comentarios más abajo.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *