Diferencia entre un alojamiento web compartido y un plan distribuidor

Diferencia entre el hosting compartido y hosting distribuidor

A menudo nos preguntan cuál es la diferencia entre un alojamiento web compartido y un plan distribuidor de alojamiento web.

Alojamiento web compartido: perfecto para particulares y pymes

La mayoría ya conoce qué es el alojamiento web compartido: un espacio concreto de nuestros servidores que contratan los clientes.

Estos servidores se encuentran en un centro de datos y están conectados permanentemente a Internet.

Normalmente, el alojamiento web compartido va dirigido a particulares y a pequeñas empresas que necesitan un espacio en disco para ubicar los archivos de una web y para enviar y recibir correos utilizando una dirección de e-mail con su propio dominio. Por ejemplo: sunombre@sudominio.com

Con un alojamiento web compartido dispones de un panel de control donde gestionar todas las características de tu hosting.

Puedes crear direcciones de correo electrónico, crear una web utilizando nuestro creador web, gestionar las bases de datos de tu web, etc. También puedes crear otras web utilizando la opción de dominios adicionales (Addon domains). Con ella puedes tener dos web diferentes pero gestionadas desde un único panel de control.

La ventaja para ti es que tendrás todo a tu alcance desde un solo espacio de administración.

Plan distribuidor de alojamiento web: perfecto para diseñadores web

Ahora imaginemos que eres un diseñador de páginas web: tienes varios clientes y deseas generar un ingreso adicional, ofreciéndoles la posibilidad de alojar tú mismo sus web.

En lugar de tener un panel de control para gestionar todos tus clientes, sus direcciones de correo electrónico, etc. (como se haría si con un alojamiento web compartido y utilizando la opción de dominios adicionales), podrías ofrecer a cada cliente su propio panel de control.

De esta manera proporcionarías más control a tus clientes, que podrían gestionar ellos mismos sus propias direcciones de correo electrónico.

Sin embargo, eso no es posible utilizando un alojamiento web compartido: en ese caso tendrías que hacer todos los cambios tú mismo por razones de seguridad, pues el panel de control de un alojamiento web compartido revelaría los datos privados de los clientes a cada usuario que accediese.

Ese es precisamente uno de los puntos fuertes de un plan distribuidor de alojamiento web. Con él dispondrás de un panel de control donde puedes crear cuentas de alojamiento web independientes para cada uno de tus clientes.

De esta manera, es como si te convirtieras en una empresa de alojamiento web porque contarás con más espacio en disco y un ancho de banda que puedes dividir como quieras.

El panel de control de un plan distribuidor de alojamiento web te permitirá también definir tus propios planes de alojamiento (bronce, plata, oro, platino, etc…) y asignar uno a cada cuenta, con el espacio en disco y el ancho de banda que desees.

Realmente un plan distribuidor de alojamiento web es muy fácil de utilizar. No necesitas unos conocimientos técnicos muy avanzados, solo una cierta familiarización con su panel de control.

Eso sí: en un plan distribuidor de alojamiento web deberás proporcionar soporte a tus clientes, pero nosotros podemos ayudarte.

En resumen…

La idea clave es, por tanto, que el alojamiento web compartido es perfecto si sólo tienes una web o si tienes más de una pero deseas gestionarlas tú mismo. Por el contrario, un plan distribuidor de alojamiento web es ideal para los diseñadores que gestionan varios sitios web y quieren ofrecer un panel de control individual para cada cliente.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *