7 Razones por las que tu empresa necesita un blog

Blog empresa¿Tienes un negocio? Y si lo tienes, ¿cuentas con un blog?

Sé de primera mano, tras hablar con muchos responsables de empresas, que no suelen ver las ventajas de tener un blog. Normalmente piensan que nadie estaría interesado en sus artículos y que, por tanto, no estaría justificada una inversión de su valioso tiempo en ello.

Pero, ¿qué ocurriría si te digo que tener un blog de empresa es una de las decisiones más inteligentes que puedes tomar para tu negocio?

¿Te haría cambiar de opinión?

Bueno, eso es exactamente lo que me gustaría decirte hoy. Simplemente, dame unos cuantos minutos de tu tiempo y te presentaré siete razones de peso por las cuales deberías abrir y mantener un blog para tu compañía.

Razón nº 1: más tráfico

Vayamos al grano: tener un blog te va a proporcionar más tráfico a tu sitio web, y tengo pruebas para respaldar esta afirmación.

Recientemente hemos realizado un estudio sobre 540 sitios web B2B en Reino Unido y uno de los factores evidentes que diferencian a los ‘mejores’ del ‘resto’ fue el número de páginas.

Básicamente, dividimos los negocios en dos grupos: ‘Best in Class’ (los mejores de la clase) y ‘Industry Average’ (los normales del sector). Los mejores de la clase se situaban entre los 3 primeros puestos en las listas de buscadores en el 100% de los casos, mientras que los sitios web normales se eligieron de forma aleatoria y se situaban entre los 3 primeros puestos de los buscadores solo en el 25% de los casos.

Identificamos 4 grandes factores que definían a un ‘Best in Class’, y uno de ellos era el número de páginas. De hecho, la diferencia fue que los mejores de la clase tenían una media de 104 páginas frente a los menos populares, que tenían solo una media de 48 páginas. Recuerda que es una media, por lo que algunos de ellos tenían más y otros, menos.

Puedes crear páginas para tu sitio web de muy diferentes maneras. Una de ellas es tener páginas de servicio separadas en tu sitio web. Yo las llamo ‘páginas comerciales’ o ‘páginas de dinero’ (money pages) y la intención de ellas es vender tus servicios.

Un gran error que veo a menudo en los sitios web de los pequeños negocios es que no tienen suficientes páginas de servicio, sino que tienden a agrupar todos ellos en una página genérica llamada ‘Servicios’. Puede que lo hagan para ahorrar dinero, pues a menudo los diseñadores web cobran por página diseñada.

Sea cual sea la razón, es un gran error. A Google no le gustan los sitios web ‘delgados’ o ligeros, con poco contenido. Google da prioridad a las web que crean contenido consistente de forma constante.

Así que configurar una página por cada servicio es una buena forma de empezar con ello. Pongamos que tienes una imprenta. Quizás puedas crear una página por cada tipo de servicio de impresión que ofreces (digital, litografía, fotográfico, etc.).

Sin embargo, la mayoría de negocios añadirán de esta manera media docena de páginas, no muchas más. Y eso no es bastante. Así no vas a incrementar el número de páginas de manera suficiente.

Y ahí es donde entra en acción un blog empresarial.

Con un blog no hay límite en cuanto al número de páginas de contenido que puedes crear. Si publicas una o dos entradas de contenido original cada semana, pronto tendrás más contenido que tus competidores.

Y si no te sientes demasiado inspirado, echa un vistazo a nuestro reciente post sobre ideas para tu blog empresarial.

Razón nº2: más interacción en las redes sociales

Otro tema en el que noto cierta confusión es en el de las redes sociales. De hecho, supone una gran infravaloración. Mi experiencia es que la mayoría de responsables de un negocio ven las redes sociales como un divertido circo o una completa pérdida de tiempo.

Y en realidad, es un área donde no consiguen ver su valor añadido.

En la mayoría de los casos, esto es así porque no sitúan su blog en el centro de sus esfuerzos en redes sociales.

Intenta pensar en tu blog como si estuviera en el centro de tu universo social. Todos tus perfiles en redes sociales son como planetas gravitando sobre él.

Suena bastante poético, ¿no?

Pero es una metáfora que responde a una idea muy seria. Si tienes un gran blog, la gente estará mucho más predispuesta a seguirte en las redes sociales porque verán que tienes mucho que decir y que aportas contribuciones interesantes a la conversación.

Piensa en ello: ¿por qué iba una persona a indicar ‘Me Gusta’, compartir o retuitear tus páginas comerciales con sus seguidores? OK, seguro que tienes clientes geniales y familiares y amigos que también lo harían, pero eso no es suficiente.

Sin embargo, una vez que creas contenido interesante, puedes empezar a compartirlo en redes sociales y conseguir cierta respuesta. OK, no todos tus esfuerzos en redes sociales tienen que girar en torno a ti, pero de vez en cuando puedes dejar caer tu propio contenido en tus perfiles para que tus seguidores puedan compartirlo a su vez con los suyos.

Pongamos que eres un joyero. Con un blog, puedes mostrar los proyectos en los que estás trabajando. O quizá puedes hacer pequeños vídeos para mostrar tus progresos o mostrar las técnicas que usas.

Con este tipo de contenido se empieza. Es interesante y será probablemente más compartido, sin pedir a nadie que haga algo que no haría de forma natural, como compartir una página de inicio (¿por qué iba a querer alguien compartir una home page a menos que se lo pidas como un favor?).

Con un blog, verás que se te abre una puerta en relación a las redes sociales y si necesitas algo de inspiración, búscala en nuestra Guía de Twitter para negocios locales.

Razón nº 3: te conviertes en un solucionador de problemas

Jeff Bezos, fundador de Amazon, dijo una vez que el trabajo de Amazon no es vender, sino ayudar a los clientes a tomar la decisión correcta.

Y no les ha ido demasiado mal hasta ahora, ¿no?

Si piensas de esa manera, te das cuenta de que tener un blog tiene todo el sentido del mundo.

Simplemente cambiando la mentalidad para ayudar a los clientes a tomar la decisión correcta es cuando te conviertes en un solucionador de problemas.

Y estos días, esa es una decisión poderosa. La gente busca soluciones. Todavía no te conocen a ti o a tu compañía, pero ahí están todo el tiempo buscando ayuda.

Tu blog es el lugar perfecto para resolver sus problemas.

Para ello, simplemente piensa en las preguntas que respondes cada día. Probablemente las tengas ya escritas en algún lado, quizás en tu disco duro o en tu bandeja de salida.

Lo único que necesitas es adaptarlas y publicarlas en tu blog.

En realidad, no es más que una conversación que estás teniendo con un cliente potencial. Así que hazlo sencillo.

Razón nº 4: desarrollas relaciones con tus influencers

Pero tu blog no solo debe dirigirse a tus clientes o tus potenciales clientes.

Mira a ambos lados también, hacia negocios complementarios y no competidores. Tu blog es una forma virtual de tirar abajo la puerta y hacer crecer tu red de contactos.

Esto es lo que puedes hacer.

En primer lugar, piensa en algunos resultados que te gustaría alcanzar. No te preocupes demasiado con cuál será el resultado final. Cada uno es diferente y no hay forma de predecir a dónde nos llevarán las cosas, pero aquí tienes algunas posibles ideas en las que te puedes centrar.

Tras ello, crea una lista de blogs con los que te gustaría asociarte o colaborar. Esos son tus influencers y normalmente tienen un tráfico elevado o un gran número de seguidores en redes sociales. Lo ideal es que tengan los dos.

Una vez que ya tienes hecha tu lista, tienes que empezar a acercarte a ellos. Puedes empezar por seguirles en sus perfiles de redes sociales y compartir generosamente su contenido.

Date de alta en su blog y en su lista de mailing y empieza a participar en las conversaciones de sus comentarios. No seas tímido de unirte a ello, a la gente le encantan los comentarios en su blog y si tu nombre empieza a aparecer poco a poco en ellos, acabarán por reconocerte, incluso los blogueros más prestigiosos.

Después de un tiempo, ten la confianza de contactar con ellos. Y aquí es donde tu blog resulta útil. Puedes demostrarles que tú también creas contenido de calidad y que tienes una audiencia. Hazles una oferta sobre cierto contenido que puedes crear para ellos o explora las posibles sugerencias que te aporten.

Este tipo de colaboración es realmente popular y cuanto más lo hagas, más confiado te mostrarás.

Trabajando con personas que tienen un mayor seguimiento que tú, también te permitirá ir construyendo una audiencia mayor y llevar más tráfico a tu sitio web.

Razón nº 5: conviértete en ‘La voz del sector’

Creando un blog escrito desde un punto de vista de experto y con ‘know how’ del sector, estás claramente lanzando un mensaje al mundo: “soy una Autoridad en este campo”.

Y es que cada sector necesita una voz autorizada. ¡En este caso puedes ser tú!

Respondiendo a preguntas que te suelen hacer y demostrando tu experiencia, con el tiempo las personas tenderán buscarte y a solicitar los servicios de tu negocio.

Y ser una Autoridad no es solo para sacar pecho. Ser una autoridad también es bueno para tu negocio.

Razón nº 6: es gratis (y fácil)

Montar un blog es fácil. Y también es gratis.

Te recomendamos usar WordPress. Es la plataforma de blogging más popular del mundo.

Simplemente, accede a tu panel de control del hosting y crea un subdominio donde puedes alojar tu blog (por ejemplo, blog.tudominio.com) o crea un nuevo directorio (por ejemplo, dominio.com/blog).

Luego puedes instalar WordPress con un solo click usando Softaculous.

Si quieres puedes instalar un Tema de WordPress para que tu blog sea realmente atractivo.

Desde ahí puedes empezar a añadir nuevo contenido de forma continua.

Razón nº 7: es el futuro del marketing

Por último, me lanzo a asegurar que la dirección que está tomando el marketing es clara: el marketing de contenidos, donde el blogging es un componente clave.

El marketing de contenidos es el punto central donde blogging, SEO, social media y las búsquedas patrocinadas convergen.

Tu blog es el punto de partida de tu viaje al marketing de contenidos. Y lo que notarás es que crear contenido para tu blog te resultará cada vez más fácil.

Y tras ello notarás que las redes sociales se vuelven más y más fáciles también. Es como un gran turbo que para funcionar necesita un poco de esfuerzo, pero una vez que lo hace, aporta más y más potencia de forma fácil.

Pero esto no es flor de un día. El contenido que creas dará resultados a tu negocio un día sí y otro también.

No dormirá. No pedirá aumentos de sueldo ni días de baja ni vacaciones. Simplemente seguirá trayéndote clientes potenciales a tu negocio durante años en el futuro.

Verás que consigue más tráfico a tu sitio web. Proporcionará más backlinks a tu web (lo cual lanza importantes señales a Google para que te tenga en cuenta). Verás que convertirás más fácilmente visitantes en compradores porque has hecho un duro trabajo tratando de responder a todas sus preguntas y dudas.

Pero sobre todo, verás que todo es más fácil porque a la gente le gusta hacer negocios con expertos.

¡Expertos como tú!

¿Tienes un blog de empresa? ¿Estás planteándote configurar uno y necesitas algunas ideas para empezar? Déjanos tus comentarios más abajo.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *