Distribuidor de hosting: quién puede serlo y qué ventajas tiene

Distribuidor de hosting

Una de las claves del éxito para cualquier profesional o empresa de servicios es la de tener la capacidad de dar soluciones a sus clientes. Y más aún en el sector de servicios web, pues se trata de un entorno muy técnico. Por ello, aquellos proveedores que ofrecen paquetes integrales disfrutan de una posición inmejorable para satisfacer a sus clientes, sobre todo por la confianza que se les transmite. Es en este contexto en el que tiene especial relevancia la figura del distribuidor de hosting.

Un reseller o distribuidor de hosting es aquel profesional o empresa que sirve de enlace necesario entre una compañía de alojamiento web y el cliente final. Aunque el distribuidor no tiene en propiedad el hardware y las instalaciones necesarias para este cometido, tales como centros de datos acondicionados y sus correspondientes servidores, sí puede convertirse en colaborador de compañías especializadas en ello para poder añadir el hosting a su paquete de servicios al cliente.

Quién puede convertirse en distribuidor de hosting

En realidad, cualquier persona con iniciativa puede convertirse en un distribuidor de hosting, pues las modalidades de colaboración entre el reseller y la compañía de alojamiento son muy variadas. Entre ellas, la de programas de afiliados, probablemente la más sencilla de todas, que otorga comisiones al distribuidor simplemente por propiciar una venta a través de un enlace al producto.

Sin embargo, el perfil ideal de un distribuidor de hosting es el siguiente: un profesional del mundo online o una empresa de servicios web que quiera aumentar sus ganancias o que desee ofrecer un paquete integral de servicios a sus clientes. En este sentido, el alojamiento web sería el complemento perfecto a estas otras soluciones online ofrecidas por el propio proveedor:

  • Diseño web
  • Analítica web
  • Registro de dominios
  • Marketing online
  • Community Manager
  • Gestión de bases de datos

Debido a que el alojamiento web es uno de los aspectos más técnicos y complejos de la puesta en marcha de un sitio web, muchos clientes finales o incluso administradores prefieren delegar estos servicios en otros profesionales. Por tanto, tener la capacidad de ofrecer esta solución como si fuera propia puede marcar la diferencia entre perder un cliente o fidelizarlo para siempre.

Qué ventajas tiene convertirse en distribuidor de hosting

Lanzarse a la aventura de ofrecer alojamiento web de forma primaria, es decir, con tus propios medios y equipos, es muy arriesgado, pues hace falta una inversión inicial y continua muy alta, que solo sale rentable cuando se tiene una cartera de clientes muy amplia. En cambio, ofrecer este servicio como distribuidor tiene muchas ventajas. Estas son las principales:

  • Puedes ofrecer este servicio bajo tu propia marca, con tu mismo logo y manteniendo la misma imagen corporativa. La compañía de hosting se limitará a proporcionar la disponibilidad y el mantenimiento necesarios para que los servidores funcionen a la perfección.
  • Flexibilidad en el manejo de servidores: una vez que los equipos están listos para su uso, el distribuidor puede ofrecer un servicio flexible. Por un lado, paneles de control (cPanel) para que el cliente configure el servidor a su gusto, para lo que deberá contar con unos conocimientos técnicos básicos. Pero por otro lado, el distribuidor o reseller puede asumir también ese servicio de gestión y configuración del servidor, liberando al cliente de esta labor.
  • Variedad de servidores a disposición del cliente final: a través del programa de distribución se pueden comercializar servidores para todo tipo de exigencias: alojamiento compartido, servidores virtuales VPS o dedicados.
  • Gran experiencia de cliente: gracias a determinados programas de facturación y gestión, como WHMCS, el cliente puede conocer y editar todos los detalles de su contrato, como recibos, datos de pago, etc. La personalización de las plantillas permite al distribuidor configurar un área de cliente en consonancia con la imagen de la empresa.
  • Control total de los productos comercializados: en la parte opuesta, el distribuidor tiene a su disposición el software necesario para gestionar todos los paquetes de hosting comercializados. Además, estas aplicaciones o programas dan la posibilidad de automatizar numerosas tareas, de modo que la carga de trabajo para el reseller se ve muy reducida: facturación automática, activación de paquetes, boletines de información y estadísticas y un largo etcétera.
  • Libertad de precios: la compañía de alojamiento web tarifica el servicio de distribución según sus criterios, por ejemplo el espacio web proporcionado, el número de dominios permitidos o el volumen de transferencias al servidor. Pero a partir de ahí, el reseller es libre de comercializar sus paquetes como prefiera, en función de sus propias variables, como la gestión directa o descentralizada del hosting.
  • Rentabilidad del servicio: el servicio de distribución se convertirá en un ingreso extra y muy rentable para el reseller, puesto que más allá de la cuota mensual o anual por la suscripción al programa no tendrá otros gastos. Todo lo relacionado con las instalaciones, el hardware y el mantenimiento, correrá a cargo de la compañía de alojamiento web.
  • Soporte técnico ofrecido por la compañía de alojamiento web: la ayuda proporcionada por el equipo técnico de la compañía será de utilidad no solo para los clientes finales, sino también para el distribuidor. De este modo, las dudas e incidencias quedarán resueltas a cualquier nivel, tanto si es el cliente final el encargado de la configuración del servidor como si lo es el distribuidor.

Con qué compañías se puede ser distribuidor web

No todas las compañías de alojamiento web dan la posibilidad de convertirse en reseller. De hecho, este servicio solo lo ofrecen aquellas quie tienen la suficiente experiencia y recursos para poner sus servidores a disposición de terceros. Pickaweb es uno de los principales ejemplos de ello, gracias a que cuenta con un sólido centro de datos, con servidores Dell en RAID10, discos SAS y procesadores duales. Además, sus instalaciones cuentan con sistemas de prevención y seguridad, tales como conectividad vigilada o doble suministro eléctrico.

Solo con estos medios físicos y técnicos, un distribuidor de hosting se puede sentir lo suficientemente tranquilo como para comercializar productos que no son propios pero que ofrecen soluciones profesionales como si así lo fueran.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *