Cómo elegir un servidor web: 5 errores que no debes cometer

Elegir un Servidor

Equivocarse es humano, puede ocurrir en cualquier faceta de la vida. Y a la hora de elegir un servidor web, también. Especialmente cuando no se tiene la suficiente información para tomar la decisión o bien cuando se da excesiva prioridad al ahorro de dinero. En este artículo te contamos algunos de los errores más habituales que cometen los usuarios a la hora de decantarse por un tipo de hosting u otro. Solo así, será más improbable que te equivoques en tu elección…¡aunque nunca imposible!

Error 1: elegir un alojamiento gratuito para una web profesional

Las empresas de hosting, independientemente de si cobran o no a sus usuarios, son empresas. Es decir, tienen un modelo de negocio para lograr beneficios económicos. Si esos beneficios no los consiguen mediante la venta de productos y servicios a los usuarios, lo harán probablemente a través de las inserciones publicitarias. De ese modo, quien aloja su web en estos hosting gratuitos acepta no pagar una cuota mensual o anual a cambio de que en su web se visualicen anuncios de todo tipo. Y esto, en la mayoría de los casos, no es ni serio ni profesional, sobre todo cuando esa publicidad es excesivamente invasiva o no tiene nada que ver con el sector en el que opera la compañía propietaria del sitio web. Además, un pequeño gran matiz: los ingresos generados por esos anuncios no van a parar a las arcas del usuario, sino a las de la empresa de alojamiento web.

Error 2: contratar un hosting compartido con empresas poco serias o demasiado económicas

Se trata de un error más o menos similar al anterior: no confíes en compañías que ofrezcan alojamiento web a precios ínfimos, pues normalmente tienen un nivel de seriedad por debajo de la media. Lo que ocurre en estos casos es que, para lograr un beneficio mínimamente sostenible deben exprimir al máximo sus servidores: alojan más sitios web de los que admite su capacidad, incluso aunque hayan sido redimensionados. Y la consecuencia para el usuario es inversamente proporcional: los sitios web son poco sostenibles, es decir, tienen mayor número de incidencias y son incapaces de absorber grandes picos de tráfico por la sobresaturación de los servidores. Porque, aunque parezca una obviedad, los servidores, como cualquier máquina informática, tienen sus límites.

Error 3: optar por WordPress.com solo por su prestigio y su alojamiento gratuito

Un error que también está relacionado con el precio es el de elegir WordPress.com para lanzar determinados sitios web. Es cierto que se trata de un CMS de gran prestigio y con una reconocida autoridad por parte de los motores de búsqueda, pero si tu página tiene expectativas reales de crecimiento en tráfico e interacción con los usuarios, es preferible crear tu blog o página de WordPress directamente desde otra compañía de hosting que ofrezca esta compatibilidad. Simplemente por una cuestión de previsión: cuando te des cuenta de que debes ampliar la capacidad de tu web, necesitarás migrar a otro servidor. Y las migraciones de WordPress son uno de los mayores quebraderos de cabeza en el mundo online, como saben ya numerosos administradores web…

Error 4: elegir un servidor dedicado si no lo vas a poder configurar y mantener

Pero la conclusión de los anteriores errores no tiene por qué ser “cuanto más caro, mejor”. Los servidores dedicados, que son los más costosos porque ofrecen las mayores prestaciones, no siempre son la mejor solución para todos los usuarios. En este caso, el error radica en contratar un servidor dedicado si no se tiene el tiempo, el presupuesto o los conocimientos informáticos adecuados para configurarlo y mantenerlo.

Error 5: decantarse por un hosting compartido si vas a emplear software y scripts avanzados

Si tu sitio web va a estar configurado con software y códigos complejos, lo mejor es que lo alojes en un espacio exclusivo para él, ya sea el mencionado servidor dedicado o los servidores privados VPS, que aunque físicamente comparten máquina, éstas están divididas internamente en particiones de tal modo que cada una de ellas funciona como un servidor dedicado en la práctica. De esta manera evitarás que otros scripts o programas instalados por terceros usuarios en un hosting compartido puedan trastocar el funcionamiento de los tuyos. Y, al modo inverso, tu contenido online tampoco molestará a otros usuarios, por lo que puedes utilizar libremente scripts Perl, Python, Ruby o MATLAB, entre otros. En cualquier caso, este problema es altamente improbable en el caso de Merkaweb, pues contamos con medidas de seguridad como CloudLinux, delimitando con claridad la cantidad de recursos que puede utilizar un usuario de hosting compartido.

Conclusión: ¿Cuál es el servidor más adecuado para ti?

De forma rápida y directa, en la siguiente lista de casos entenderás cuál es el servidor ideal para ti:

  • Profesionales y pequeñas empresas que empiezan su andadura en Internet: en este caso, un hosting compartido es la mejor opción. Además, en Merkaweb existen diferentes planes, desde el Básico al Corporativo, por lo que tu servidor y sus prestaciones pueden crecer a medida que tu negocio progrese en Internet.
  • Pequeñas empresas y grandes profesionales que dispongan de un shop online muy completo y ambicioso: los servidores privados VPS ofrecerán la mejor relación calidad-precio-potencia. El hecho de no disponer de un equipo humano específico para la configuración de sistemas online no es un problema, pues en esta modalidad se pueden ofrecer estos servicios profesionales de forma externalizada y eficiente.
  • Sitios web con un nivel de tráfico altísimo (más de 500.000 páginas vistas al mes) y administrados por un equipo de profesionales altamente cualificados: en este caso, los servidores dedicados son los más apropiados, especialmente si se cuenta con el presupuesto suficiente para destinar los medios técnicos y humanos a la configuración y el mantenimiento del servidor.
  • Usuarios que no van a dar un uso profesional a su sitio web: para ellos, elegir un servidor web gratuito puede ser suficiente, precisamente porque las exigencias son mínimas. Plataformas como Blogger, WordPress o similares les permitirán dar rienda suelta a sus inquietudes personales sin tener que desembolsar ni un solo euro.

 

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *