SAS son las siglas de Serial Attached SCSI (SCSI son las siglas de Small Computer System Interface, normalmente pronunciado como “scuzzy”) y es una tecnología de transferencia de datos desde y hacia discos duros.

Aunque SAS hace referencia a la interfaz, también se emplea para describir un tipo de disco duro, normalmente 10K o 15K SAS.

Las velocidades más altas y los mayores niveles de resistencia hacen de SAS una elección lógica para un uso de nivel avanzado y para situaciones donde la velocidad y la fiabilidad son primordiales.

Los discos duros SAS son de dos tipos principales: 10K y 15K. La K hace referencia a la velocidad giratoria del disco duro, es decir, 10.000 y 15.000 revoluciones por minuto, respectivamente.

Velocidades SAS

En lo relativo a la velocidad, la mejor medida es IOPS (Inputs Outputs Per Second), que mide el rendimiento según la tasa de lectura y escritura de datos en un disco duro.

Un típico disco 10K SAS opera a unos 120 IOPS mientras que uno 15K SAS lo hace a 180 IOPS. Se pueden comparar estos valores con los 80 IOPS de un disco 7.2K SATA. Por su parte, las unidades SSD pueden operar a valores entre 4.600 y 75.000 IOPS, según el tipo de SSD.

Capacidad SAS

Los discos SAS tienen capacidades de entre 300GB y 900GB. Son de menor capacidad que los discos SATA, pero su falta de capacidad está compensada por la velocidad y la fiabilidad.

Fiabilidad SAS

Los discos SAS se usan con aplicaciones de gran exigencia donde la velocidad y la alta disponibilidad son las preocupaciones primarias.

Los discos SAS tienen un tiempo medio entre fallos (MTBF por sus siglas en inglés) que se sitúa normalmente en alrededor de 1,2 millones de horas. Se puede comparar con los alrededor de 700.000 horas de los discos SATA y los aproximadamente 2 millones de horas de las unidades SSD.

Consumo de energía SAS

Los discos SAS normalmente consumen entre 5 y 7 Watts cuando están en reposo, mientras que consumen entre 10 y 14 Watts durante condiciones operativas normales.

Ventajas de los SAS sobre los SATA

Los discos SATA tienen varias ventajas con respecto a los discos SATA.

Los discos SAS son más rápidos y tienen mayor throughput de ancho de banda. Además, son más fiables que los SATA.

Por estas razones, los discos SAS tienden a usarse en aplicaciones avanzadas, mientras que los discos SATA se orientan más al mercado de gran consumo.

Sin embargo, la velocidad y la fiabilidad tienen un coste y los discos SAS no tienen la capacidad de almacenamiento de los SATA en cuanto a coste por GB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *