HTTPS es una versión segura del Protocolo de Transferencia de Hipertexto (HTTP). La ‘S’ quiere decir ‘Seguro’.

Es un método para garantizar una comunicación segura entre el navegador de un usuario y un servidor web. A menudo se reconoce por una barra de direcciones verde o un candado en la ventana del navegador, que indica que la conexión es segura.

¿Por qué necesitas HTTPS?

Tradicionalmente, HTTPS se usaba por vendedores eCommerce o por cualquiera que aceptara un pago online, con el fin de asegurar que los detalles del pago, de carácter más sensible, se enviaban de forma segura, evitando que fueran robados por hackers.

Sin embargo, mejorar la seguridad online se ha convertido en algo cada vez más importante en los últimos años y Google se ha puesto a la cabeza de ello. Tanto que ha anunciado que HTTPS es un valor que influye en su algoritmo de ranking, lo cual ha acelerado el cambio general a HTTPS.

Por tanto, HTTPS es algo muy recomendado para cualquier negocio que quiera ofrecer una experiencia segura a sus visitantes y desee alcanzar un ranking alto en Google, así como facilitar operaciones seguras a través de su sitio web.

¿Cómo funciona HTTPS?

HTTPS se basa en uno de los dos tipos de Protocolos de Encriptación: Secure Sockets Layer (SSL) o Transport Layer Security (TLS). Muchos sitios web usan un certificado SSL para encriptar la comunicación.

Tanto TLS como SSL usan una Infraestructura Asimétrica de Clave Pública, en la que una clave ‘pública’ y una clave ‘privada’ se emplean para encriptar los datos.

La clave privada se almacena en el servidor web mientras que la clave pública es, como indica su nombre, de dominio público y se usa para decodificar los datos encriptados enviados desde el servidor web y viceversa.

Cuando un navegador inicia una sesión HTTPS con el servidor web, el servidor envía la clave pública al navegador y se lleva a cabo un ‘SSL Handshake’ (saludo) entre el navegador y el servidor. Una vez que la conexión segura se ha iniciado y aceptado, el navegador reconoce el link y lo muestra como seguro, ya sea mediante una barra verde o un candado, dependiendo del tipo de certificado SSL que se use.

¿Cuáles son los beneficios de HTTPS?

  • Mayor confianza: HTTPS reafirma a los potenciales clientes que tu negocio es responsable y seguro.
  • Mayor transparencia: los clientes potenciales pueden ver que eres un negocio real y que eres propietario del nombre de dominio.
  • Mejores tasas de conversión: los clientes son mucho más proclives a completar una compra si ven que el sitio web es seguro.

Más tráfico: HTTPS se ha establecido como un factor de ranking para Google, así que usar HTTPS te puede proporcionar un mejor ranking que a los sitios menos seguros de la competencia.

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *