La principal diferencia entre un hosting compartido y un hosting de distribuidor es el nivel de control y de administración que se alcanza con un servicio de hosting de distribuidor.

Principales características del hosting compartido

Un hosting compartido va dirigido a una persona o un pequeño negocio que necesita espacio web para lanzar su sitio web personal o empresarial. Consigue acceso al panel de control del hosting (cPanel) donde puede llevar a cabo todas las tareas de administración y gestión necesarias para hacer funcionar el sitio web de forma efectiva.

Por ejemplo, puede configurar y gestionar cuentas de email, acceder al creador web, crear un certificado SSL, configurar bases de datos MySQL o crear una copia de seguridad de los archivos del sitio web.

Con un servicio de hosting compartido, también es posible alojar más de un sitio web. Por ejemplo, si alguien quiere tener dos sitios web diferenciados y separados, con contenido diferente, esto se puede lograr usando un dominio Addon (o adicional).

La ventaja de esto es que los costes se reducen. Sin embargo, este enfoque tiene sus límites si el sitio web adicional es para otra persona y necesita administrar ciertos aspectos por cualquier razón, como configuración email, edición de ajustes, etc.

Y ahí es donde el hosting de distribuidor tiene una gran ventaja puesto que ofrece un nivel adicional de administración y gestión.

Principales características del hosting de distribuidor

El hosting de distribuidor es ideal para clientes que necesitan gestionar múltiples sitios web para sí mismos, pero también para profesionales web que quieren vender servicios de hosting a sus clientes.

En esos casos, un hosting de distribuidor es una opción mejor porque proporciona una área de administración maestra llamada Web Host Manager o WHM.

Con WHM, el distribuidor se convierte en una auténtica compañía de hosting, con todas las funciones necesarias para dar a sus clientes unos servicios de hosting efectivos.

Puede crear planes de hosting web y asignar recursos clave como espacio en disco, banda ancha, dominios addon, dominios aparcados y otras muchas más.

Cada vez que el distribuidor crea una nueva cuenta a sus clientes, estos tendrán su propio acceso a cPanel. Esto es muy importante porque significa que el cliente puede gestionar por sí mismo sus asuntos, sin necesidad de pedir asistencia al distribuidor para pequeños cambios como direcciones de correo o cambio de contraseñas

Cada cuenta de cPanel es completamente diferente, por lo que un cliente nunca será capaz de ver la lista de otros clientes que un distribuidor posee.

El distribuidor también tiene control continuo y permanente, de modo que puede llevar a cabo importantes tareas de administración como suspender una cuenta de hosting o eliminarla.

Esta es la diferencia clave entre un hosting de distribuidor y un hosting compartido: el nivel de control y administración que el distribuidor tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *