Tipos de hosting más rápidos para tu webSi estás buscando alojamiento web y quieres un hosting rápido, tus ojos se habrán abierto de par en par para ver qué opciones hay a tu alcance.

Si ese es tu caso, aquí tienes toda mi solidaridad, porque sé lo complicado que puede llegar a ser.

Pero si quieres entender cuál es el hosting web más rápido, aquí te lo explico para que tomes una decisión con toda la información en la mano.

En resumen, las opciones que hay son las que siguen:

  • Hosting compartido SSD: hosting súper rápido para un sitio web con bajo presupuesto.
  • VPS SSD: escalable, un hosting de gran disponibilidad que crece a medida que tú creces.
  • Servidor dedicado SSD: cuando necesitas velocidad, potencia y seguridad.

Vamos a echar un vistazo a todo ello en un momento. Pero habrás notado que el término SSD está en todas las opciones, así que vamos a tratarlo en primer lugar.

¿Qué es hosting SSD?

SSD son las siglas en inglés de Unidad de Estado Sólido (Solid State Drive) y es el futuro del almacenamiento de datos. Los tradicionales discos duros giratorios están llegando al final de su recorrido. Estos últimos son un tipo de dispositivo mecánico que consiste en un plato giratorio que almacena los datos y utiliza un brazo para leer y escribir dichos datos en el disco.

Como son dispositivos mecánicos, tienen sus limitaciones en cuanto a velocidad. La velocidad del disco se mide en IOPS (Inputs Outputs Per Second, Entradas Salidas Por Segundo), que muestra lo rápido que son la lectura y la escritura de datos en disco.

Con los discos duros tradicionales como SATA y SAS, las cifras de IOPS son aproximadamente de 80 IOPS para SATA y entre 140 y 200 IOPS para los discos duros SAS.

Con las unidades SSD, el IOPS puede estar entre 4.600 y 75.000. Eso es una enorme diferencia en lo que respecta a la velocidad, lo que significa que tu sitio web funcionará realmente rápido.

Eso es porque los SSDs son dispositivos electrónicos 100%. No hay partes móviles, por lo que trabajan a una velocidad realmente increíble. Además, consumen una energía equivalente al 20% de la que emplean los discos duros tradicionales y no requieren tanta refrigeración, así que su carta de presentación en el plano ecológico es también impresionante.

Son también ultra fiables. Su tiempo medio entre fallos está en unos 2 millones de horas, frente a los 1,2 millones de horas de los discos SAS y las 70.000 horas de los discos SATA.

¿Cuáles son las pegas?

La única gran pega es que las unidades SSD son más caras. Los web hosts normalmente cuentan con miles de discos duros y no los van a cambiar de la noche a la mañana.

Además, los SSDs tienden a tener capacidades de almacenamiento más bajas que las de los discos tradicionales: una media de entre 300GB y 400GB, mientras que los discos SATA ofrecen entre 1TB y 3TB. Eso significa que el costoso espacio del datacentre ya no se usa con la misma eficiencia que con los discos duros antiguos.

Todos estos factores hacen que el coste del alojamiento SSD sea más alto, pero si lo que buscas es velocidad, entonces se tratará de una opción inteligente, como veremos.

¿Por qué es importante la velocidad del hosting web?

Tener un sitio web rápido es importante por tres razones.

La primera, porque a los clientes les gustan los sitios rápidos. ¿Cuántas veces te has sentado ahí esperando a que una página se cargue y después le has dado al botón de regreso? De hecho, los sitios web lentos molestan a los usuarios y no tienen tan buenos resultados como los rápidos.

En segundo lugar, los sitios web rápidos consiguen más conversiones. Si tu sitio web se carga en un momento, los visitantes lo preferirán y se sentirán más propensos a completar una transacción o a pedir más información.

En tercer lugar, Google prefiere sitios web rápidos. De hecho, han dejado claro que uno de sus factores que tiene en cuenta su algoritmo de ranking es la velocidad.

Hay muchas formas de agilizar la velocidad de tu sitio web, pero probablemente la más barata y la más rápida es pasarte a un hosting SSD. Vamos a repasar cuáles son las opciones.

Hosting SSD compartido

Si tienes un presupuesto ajustado pero no quieres renunciar a los beneficios del SSD y deseas alojar uno o dos sitios, la opción del hosting SSD compartido es excelente para ti.

Tendrás los beneficios del hosting SSD pero con una interfaz cPanel básica y sin tener que administrar tú mismo tu servidor ni nada parecido.

VPS SSD

VPS son las siglas de servidor virtual privado, en inglés. Un VPS es cuando uno o más servidores físicos están compartimentados en varias unidades lógicas o servidores virtuales, con los que se hará un uso total de la capacidad de dicho servidor.

Un VPS es mucho más potente que un hosting compartido porque tienes el control sobre dos componentes clave del servidor: la CPU y la RAM.

Esto es crucial si tu sitio web demanda potencia por las aplicaciones que utiliza o por el tráfico que soporta.

También, nuestros VPS SSD sirven de alojamiento de alta disponibilidad en la nube. Eso significa que los datos se almacenan a través de varios servidores físicos, lo cual reduce drásticamente la posibilidad de apagones por fallos de hardware. Aunque se dé el improbable caso de que un servidor se detiene al completo, no hay riesgo de pérdida de datos porque están replicados a través de varios servidores.

Otra importante diferencia entre un VPS y un servidor dedicado es que los VPS son muy escalables. Si quieres añadir 64GB de RAM ó 8 núcleos extra a la CPU, puedes hacerlo inmediatamente mientras que un servidor dedicado requiere una intervención manual y a veces una completa migración a un nuevo servidor.

Por supuesto, un VPS SSD es una solución más cara y tendrías que ser capaz de administrarlo tú mismo o pagar un coste extra por la gestión, pero tiene un gran valor en términos económicos para aquellos sitios web que demandan altos niveles de rendimiento.

Servidor dedicado SSD

Un servidor dedicado SSD es similar, en términos de potencia, a un VPS y es adecuado si quieres una seguridad máxima, puesto que el hardware es exclusivamente tuyo, sin compartir ni un solo componente.

Con un servidor dedicado, conseguirás más espacio de disco y un mayor CPU/RAM por euro que con un VPS, pero tienes que empezar desde un nivel de requerimientos ya grandes, puesto que no puedes escalar hacia arriba o hacia abajo como lo haces con un VPS.

Pero si estás buscando la máxima potencia y la máxima seguridad, un servidor dedicado SSD es una gran opción.

Conclusión

La velocidad de un sitio web es importante y uno de los principales factores a la hora de elegir un hosting web. Los que mejor rendimiento ofrecen en este aspecto son los basados en unidades SSD.

SSD es el futuro del almacenamiento de datos. 100% electrónicos, sin partes móviles, los SSD trabajan centenares de veces más rápido que los tradicionales discos duros giratorios.

La opción de nivel inicial es el hosting compartido SSD y es ideal para sitios web individuales que quieren una opción de futuro.

Si la potencia y la escalabilidad a un coste razonable es tu prioridad, los VPS SSD son la mejor opción.

Y finalmente, un servidor dedicado SSD es realmente convincente por su alto rendimiento y la seguridad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *